La videncia o clarividencia ¿En qué consiste?

La videncia: ¿Qué es un vidente?

Son muchas las preguntas que pueden surgir alrededor de este tema, a continuación hablaremos acerca de los cuestionamientos más comunes para dejar claro que es, en que consiste, quienes la practican y demás características que rodean el mundo de la videncia.

videncia o clarividencia

El vidente es una persona que está dotada con una segunda, hay personas que no la poseen de forma permanente, sin embargo son capaces de visualizar cosas que son invisibles a los sentidos naturales, ellos está en la capacidad de ver a través del espacio y el tiempo, por lo tanto, pueden tener visualizaciones tanto hacia el pasado como hacia el futuro, con una percepción espiritual interna como si vieran los hechos ya materializados.

En estas personas la mente objetiva es reprimida por la mente psíquica, entonces, el vidente capta el acontecimiento en cuestión y anuncia lo sucedido, en muchos casos de una forma extraña que puede incluso, resultar incomprensible.

La videncia natural

La videncia es llamada natural debido a que es una facultad psíquica especial con la que una persona nace, sin embargo no todas las personas que nacen con esta capacidad la desarrollan plenamente a medida que crecen.

El no desarrollo de dicha capacidad puede darse debido a escepticismo o por simple miedo, cuando la videncia empieza a hacerse evidente para la persona, por lo general es durante la infancia, entonces un niño puede temer a lo que le sucede o bien, puede querer ocultarlo.

La videncia natural puntualmente consiste en poder ver más allá de lo evidente, ser capaz de entender tanto el pasado como el futuro de una persona y gracias a ello guiarlo por el camino correcto para conseguir lo que se desea.

El vidente no puede cambiar las cosas, eso está en manos de la persona que acude a él, un vidente únicamente es un guía que basándose en lo que ve, en el aurea, los chakras y el pasado.

Hoy en día hay varias escuelas y religiones que buscan el despertar de este don con el que nacemos pero que olvidamos con gran rapidez, el budismo y el taoísmo son dos prácticas religiosas que apoyan la parte de videncia que tenemos en nuestro interior y que se esfuerzan para conseguir el desarrollo de esta habilidad.

En realidad son pocas las personas que cuentan con este don plenamente desarrollado, y que en realidad saben cómo utilizarlo.

Es importante dejar claro que un vidente natural por lo general no requiere de herramientas adicionales como el tarot, las gemas o demás, sin embargo estas pueden ser útiles en momentos determinados.

Un clarividente no puede manipular su don en tiempo y espacio, es por eso que las cuando son consultados por otras personas utilizan dichas herramientas para conseguir las visiones  o las respuestas que desean, son únicamente un medio para poder llegar donde necesitan, pero básicamente estas herramientas son secundarias.

Dependiendo de la persona el clarividente puede utilizar diferentes estrategias o herramientas para conseguir el fin, por ejemplo la imposición de manos, el tarot o simplemente mirándote fijamente.

Leave a Reply