Los hechizos y sus formas

En todos los tiempos ha habido hombres y mujeres que custodiaban las artes místicas de la hechicería, la magia y la brujería. Aunque muchas veces estas prácticas ancestrales han servido de ayuda a muchas naciones de la antigüedad, no es menos cierto que también han sido perseguidas por no entendidos e ignorantes.

El título de mago y hechicero eran más comunes en las sociedades civilizadas,

Hechizos

desde sacerdotes hasta emperadores se arrogaban el título de mago o hechicero. La brujería, en cambio, era practicada en lugares apartados y era ejercida por personas de menor nivel cultural y económico. Empezó como una suerte de hechicería primitiva que poco a poco fue alcanzando su perfección.

En la actualidad, el hechizo debe verse como un acto mágico que se realiza con el propósito de pretender cambiar la realidad o producir efectos sobre la misma como una alteración sobrenatural. Para la ciencia moderna, los efectos y secuelas que derivan de los hechizos son considerados como fenómenos paranormales. Lo cierto es que los hechizos provocan diversos cambios a través del uso del encantamiento y conjuros que conforman parte de los rituales de hechicería.

 Las terminologías de las formas de hechizo son diversas, si el objetivo del hechizo es adivinar el futuro, se le conoce como sortilegio; y si busca someter la voluntad de otra persona u objeto o ejercer influencia sobre ellos, se le denomina encantamiento, maldición o bendición (de acuerdo a la intención del hechizo, si es favorable o desfavorable con el individuo).

Las ceremonias básicas de hechicería constan de seis partes:

1. La preparación: en esta etapa se considera el lugar o los lugares y materiales que se utilizarán, así como las personas que participarán del mismo y las actividades que se realizarán previamente como rezos, mantras o conjuros.

2. La apertura: en otras palabras, el inicio de la ceremonia de hechicería, es importante ya que es el encargado de crear un entorno místico apropiado y reverente.

3. La invocación: esta etapa consiste en suplicar o pedir la cooperación de las fuerzas sobrenaturales que ayudarán a conseguir que el hechizo tenga un impacto en la realidad.

4. La ejecución: ésta es la parte central de la ceremonia de hechicería, donde se realizan diversos actos mágicos; en esta etapa se busca modificar la realidad mediante la ejecución de ritos y conjuros destinados a persuadir a las entidades sobrenaturales invocadas.

5. El sacrificio: las ceremonias de hechicería demandan un sacrificio u ofrenda como agradecimiento a las fuerzas sobrenaturales que colaboran con el ritual, de ese modo se intenta ganar su favor.

6. El cierre: es el acto final, el cual llena de solemnidad y clausura el acto hechicero. Asimismo disuelve el entorno místico que había sido creado en la apertura.

Leave a Reply